Tú tienes algo que contar
24 noviembre, 2022

Estoy bastante ausente en redes.

Antes me sentía culpable todo el rato por ello, ahora solo en algunos momentos. Creo que me comparaba con otras cuentas que publicaban contenido 3 veces a la semana y parecían vivir en Instagram, Facebook, Youtube…

Pero es que probablemente yo soy quien soy y a día de hoy me lees porque tengo algo que contar y aportarte, ¿no es así?

Y si tengo algo que contar y aportarte es gracias a que yo también soy humana y necesito de mis momentos de cargar pilas y enfrentarme a mis propios retos personales.

Si fuera alguien que nunca tiene altibajos ni retos ni se siente abrumada por nada, eso sería señal de que probablemente estaría bien apalancada en mi zona de confort y habrías dejado de seguirme hace tiempo. Porque poco tendría que contar.

Vamos, espero que no sigas a nadie así, te deseo contenido de valor.

Pero la verdad es que por una cosa o por otra he vivido situaciones de m***** que han resultado ser las lecciones más potentes de mi vida.

Es por esos aprendizajes que a día de hoy me siento con fuerzas de luchar por lo que lucho y acompañar a otras personas como tú a descubrirse. Personas como tú, que se atreven a salir de su zona de confort.

Simplemente por seguirme y abrirte a la no-monogamia aunque sea desde la teoría, simplemente por atreverte a mirarte y desaprender cosas, eso para mí ya merece todos mis respetos. Es pastilla roja en vena.

Y es que, piénsalo bien…

¿Quién serías sin tus luchas?

¿Cómo te has ido transformando cada vez que te has levantado después de una caída?

¿Dónde tus cicatrices han ayudado a otras personas a cicatrizar las suyas propias?

Esa es nuestra aportación al mundo.

Y… ¿sabes qué? No estás sol@.

Hay mucha gente como tú que comparte la misma herida abierta, incluso personas que ya la están sanando o la tienen completamente cicatrizada. Y, como cada mes, vamos a reunirnos y a salir de la zona de confort en comunidad.

Habrá poliencuentro en Barcelona y nos lameremos las heridas entre tod@s. Habrá risas, juego, conversaciones interesantes y mucha mucha calidez, como en todos los encuentros hasta ahora.

Todo dinamizado para que nadie se quede fuera, en ningún momento:)

Si eso de lo que hablo te suena a mandarín en vez de a mandarina, haz clic aquí

O si ya sabes de qué va y vas a venir, puedes apuntarte aquí mismo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *